Hazlo tu mismo

¿Quieres tener hierbas y alimentos siempre frescos en tu mesa? Entonces crea tu propia huerta.

¿Quieres tener hierbas y alimentos siempre frescos en tu mesa? Entonces crea tu propia huerta.

Te vamos a ayudar con algunos consejos.

La conexión con la naturaleza y la reeducación alimenticia han atraído cada vez más adeptos que tratan de estar en contacto con la tierra y con lo que ella produce.  Con la implantación de una huerta en el jardín, o en la terraza de tu apartamento, se pueden cultivar frutos, hortalizas o tus hierbas predilectas. Tu cuidas tu salud física y mental, aprendes a valorizar los recursos naturales y a explotar el rico y diverso mundo de las plantas. Pero, sobre todo, la posibilidad de cosechar y consumir lo que has plantado y cultivado no tiene precio.

Para comenzar, el secreto es: ¡iniciativa! Encuentra un lugar con tierra, abono orgánico, semillas o plantines y, claro, las herramientas adecuadas. Los problemas de falta de espacio o tiempo pueden solucionarse con las macetas autoirrigables de Tramontina que, además de ser compactas y bonitas, tienen un sistema de autoirrigación que no necesita seguir las reglas diarias.

Y si después de crear un rinconcito verde en tu casa, todavía tienes ganas de cultivar en espacios más amplios y con más diversidad de plantas, basta organizar las populares huertas comunitarias con los vecinos del condominio o del barrio. ¡Ya son un éxito!

Entonces, vamos a los consejos:

1. Una de las etapas fundamentales del cultivo es la siembra. La mayoría de las especies se comercializan en plantines, lo que acelera el desarrollo, reduciendo posibles pérdidas en la germinación;

2. Si el plantín está en un recipiente, retíralo con cuidado para no desarmar el terrón. Si está en un envase biodegradable, puedes plantarlo con recipiente y todo;

3. Evita poner el abono en contacto directo con las raíces. El abono más intenso se debe realizar en la preparación del suelo; 

4. Verifica la separación entre las plantas, porque van a crecer ocupando un área bien mayor que cuando son pequeñas;

5. Mantiene el mismo nivel del torrón del plantín en relación al suelo;

6. Comprime la tierra alrededor del plantín después de plantarlo y riégalo abundantemente para que el suelo se acomode alrededor de las raíces;

7. Para especies de más tamaño, utiliza un tutor para guiar el plantín. De esta manera, se mantendrá recta hasta que sus raíces puedan soportar condiciones adversas.  

¡Listo! Ahora basta cuidarla con mucho cariño y regarla adecuadamente. Enseguida estarás consumiendo un alimento fresco, sin ningún agrotóxico y que tú mismo has plantado. ¿No es bárbaro? 

Newsletter

Solicitar orçamento

Com a Tramontina, você sempre conta com a melhor solução para seu negócio. Preencha o formulário e solicite seu orçamento.


Máximo 500 caracteres
* Confirma que no eres un robot

E-mail: vendasmulti.mul@tramontina.net

Horário: 7:15 às 12:00 e das 13:00 às 17:00.